jueves, 21 de septiembre de 2017

Arch Enemy - Will To Power



Will To Power, el flamante nuevo disco de Arch Enemy, llega con mucha fuerza, metiéndose en el número 17 de las listas de ventas de discos en España. Tras el demoledor War Eternal en el que Alissa White-Gluz se presentaba ante el gran público como la sustituta (por méritos propios) de Angela Gossow, la maquinaria de Arch Enemy sigue fabricando cañonazos con este nuevo álbum.

Will To Power es un disco pulido hasta la última nota, con un gran nivel musical en todos los temas. El anterior disco dejó el listón muy alto, por lo que tenían una misión nada fácil de mantenerse arriba. Y a mi juicio lo han conseguido. No es para menos teniendo a los músicos que tienen, auténticos maestros cada uno con su instrumento. 

La intro de rigor es “Set Flame To The Night”, un breve punteo que nos llevará a “The Race”, muy directo, trayéndonos a los Arch Eenemy más duros con altas dosis de tralla gracias a un doble bombo atronador y a unos afilados riffs. La voz de Alissa suena espectacular. No faltarán los relinchos tan característicos en los solos de guitarra de Arch Enemy. Bajando un poco el ritmo, aunque con un sonido muy gordo por detrás (el riff principal de la canción es soberbio), nos toparemos con “Blood In The Water”. Esta canción se mostrará más variada que la anterior, dejándonos el hacha pelirrojo y el rubio con unos detalles muy interesantes, especialmente en el giro melódico que pega la canción en el estribillo, sin olvidarnos de los solos de guitarra.

Llegamos al primer adelanto del disco, “The World Is Yours”, canción muy bien elegida para ello. Muy pegadiza, veloz e incisiva, con un estribillo fácil de recordar, conteniendo riffs y punteos de los que la gente corea en directo más que la propia letra de la canción. Y el final subiendo el tono es brutal, queda súper épica la última melodía. De eso sabe mucho Michael Amott.

Continuamos con “The Eagle Flies Alone”, canción que vuelve a relajar un poco el ritmo del disco, dejándonos con unos pasajes instrumentales muy interesantes. Las melodías les han quedado perfectas, dando como resultado un tema que suena a Arch Enemy por los cuatro costados. Interesante el final tocando la melodía principal con un piano. Eso sí, podrían haberse currado un poco más el videoclip. Parece una versión 2.0 del de “Revolution Begins”.

“Reason To Believe” pone la nota de color en el disco. Si no me falla la memoria, debe ser el primer tema de Arch Enemy con voces limpias. En el disco Anthems Of Rebellion había dos canciones en las que había algún coro sin guturales (“End Of The Line” y “Dehumanization”), pero en ningún caso era la voz melódica la total protagonista del tema, como lo es en este medio tiempo. Alissa cumple a la perfección en los dos registros, como ya demostraba cuando era la cantante de The Agonist. Veremos si en próximos discos utiliza los dos registros, o si la cosa se queda sólo en esta canción.

Volverá a haber jaleo con “Murder Scene”, canción que tiene un estribillo que me encanta. Más allá del habitual buen gusto de Michael Amott a la hora de componer melodías en forma de himnos, en este tema veo un aire a Children Of Bodom que me resulta súper curioso. Espero que la metan en sus repertorios, y que dure mucho tiempo en ellos. El buen rollo que transmite contrasta mucho con la sobriedad y oscuridad de “First Day In Hell”, un tema súper denso que nos meterá en el mismísimo infierno a base de unos demoniacos y demoledores riffs.

“Saturnine” servirá de interludio para cambiar de aires, y regresar a sonidos más alegres y veloces con “Dreams Of Retribution”, otro de los grandes cañonazos del disco, en el que el doble bombo estará masacrando tímpanos durante casi todo el tema. Añadiendo las melodías y ese breve puente tan Happy, nos queda un tema cojonudo de Power Metal.

“My Shadow And I” vuelve a recuperar sonidos más agresivos, dejando una parte brutal con unos breakdowns de lo más rompecuellos. “A Fight I Must Win” cierra el disco disminuyendo de nuevo en intensidad, dejando también buenos momentos de los dos guitarristas. Personalmente, me hubiera gustado un tema más duro y con más gancho para cerrar el álbum, tipo “Vultures” en el Rise Of The Tyrant, pero eso ya son gustos personales míos.

Este disco demuestra el gran estado de forma en que se encuentra Arch Enemy tras la entrada de Alissa White-Gluz a las voces y de Jeff Loomis a la guitarra. Ya en la época del Khaos Legions (último disco de Angela Gossow y Christopher Amott) veía como las canciones perdían mucha fuerza. Ese disco recibió críticas muy buenas por parte de los medios especializados, pero a mí nunca me llegó a gustar más allá de dos o tres canciones. El resto me parecía puro relleno. En War Eternal resurgió la banda, y con este nuevo disco demuestran que tenemos Arch Enemy para rato. Hasta la mismísima Angela Gossow dijo antes de que saliera Will To Power  que era su disco favorito tras el Doomsday Machine
Tracklist:

01 Set Flame To The Night
02 The Race
03 Blood In The Water
04 The World Is Yours
05 The Eagle Flies Alone
06 Reason To Believe
07 Murder Scene
08 First Day In Hell
09 Saturnine
10 Dreams Of Retribution
11 My Shadow And I
12 A Fight I Must Win
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario