sábado, 24 de septiembre de 2016

Walls Of Jericho – No One Can Save You From Yourself



Ocho largos años son los que han transcurrido entre No One Can Save You From Yourself, último lanzamiento de Walls Of Jericho, y el anterior disco The American Dream. La larga espera ha dado sus frutos en este nuevo LP, que rebosa fuerza y energía lo mires por donde lo mires. 

El sonido Hardcore de la banda americana se ve reforzado en este nuevo plástico, y ya desde la intro se avecina que lo que va a sonar a continuación no va a ser del agrado de mis vecinos. La sucia intro, llena de ruido al comienzo, e inquietante según avanza, nos anuncia que vamos a adentrarnos en el mismísimo infierno, empalmando con el comienzo del tema “Illusion Of Safety”, momento en el cual el disco estalla para ofrecernos la primera hostia en la cara. Es un tema muy directo, sin florituras de ningún tipo. Sólo Hardcore, desde la potente de voz de Candace Kucsulain hasta los breakdowns del tema, pasando por partes más veloces. De la misma onda es la siguiente canción “No One Can Save You From Yourself”, siendo desde la primera hasta la última nota una apuesta clara para el directo.

“Forever Militant” cambiará la música a sonidos más accesibles, bajando la velocidad respecto a las canciones anteriores. “Fight The Good Fight” es un tema más accesible todavía, con un rollo más melódico gracias a las melodías de la guitarra y a la forma de cantar de Candace en el estribillo.

Volveremos con más caña con “Cutbird”, un trallazo lleno de energía y velocidad, con un pegadizo estribillo y unas estrofas que son pura y dura descarga de adrenalina, carne de circle pit. A continuación viene “Relentless”, el tema más especial del disco por la temática de la que trata. Se trata de una canción que habla de la lucha contra el cáncer, vivida directamente por la banda al haber fallecido el hermano de Candace Kucsulain por la enfermedad. Musicalmente es otro trallazo. Empieza con una breve intro en la que un puñado de voces van diciendo “I am relentless” siendo una niña la última en pronunciar la frase. La canción es súper cruda y densa, con momentos que son una auténtica muralla sonora, para llegar a otros súper veloces. Y de esta segunda onda es “Damage Done”, otro rápido tema que rebosa Hardcore por todos los lados, ofreciendo un respiro en el cambio de ritmo final.

“Reign Supreme” volverá a darle la vuelta al disco, volviendo a sonidos más pausados que vendrán precedidos de un inicio algo oscuro y tenebroso. Tras la calma volverá la tempestad con “Wrapped In Violence”, que ya desde el sonido inicial de la guitarra evidencia en lo que va a evolucionar el tema, que al igual que “Damage Done”, cambiará al final a sonidos menos rápidos y más densos.”Anthem” es uno de los temas más distintos del disco, con un sonido que en algunas partes se aproxima ligeramente a sonidos más punkies y de Hardcore melódico. También será algo punkie “Beyond All Praise”, aunque sin dejar de lado la agresividad musical propia de  Walls Of Jericho.  Y el final del disco llegará con “Probably Will”, una canción experimental en la que canta Candace Kucsulain utilizando un registro melódico sobre una base musical tranquila, siendo la manera perfecta de cerrar este gran disco.

El resultado del disco ha sido más que satisfactorio tras la larga espera. Sería arriesgado decir que es el mejor disco de Walls Of Jericho, ya que cada cual tendrá sus preferencias. Pero sí es un disco que no va a disgustar a ningún fan de la banda, teniendo en cuenta además que la mayoría de las canciones han sido compuestas pensando en el directo.


Tracklist:
01.          Intro
02.          Illusion Of Safety
03.          No One Can Save You From Yourself
04.          Forever Militant
05.          Fight The Good Fight
06.          Cutbird
07.          Relentless
08.          Damage Done
09.          Reign Supreme
10.          Wrapped In Violence
11.          Anthem
12.          Beyond All Praise
13.          Probably Will

No hay comentarios:

Publicar un comentario